Visto: 286

Luisiana se declara en estado de emergencia tras registrarse un ciberataque en tres de sus distritos escolares

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Este hecho se suma a varios ataques perpetrados contra distintas entidades en EE. UU., como Colorado, Baltimore, y la pequeña ciudad de Riviera Beach, en Florida.

Durante los últimos meses, Estados Unidos se ha convertido en el desafortunado ejemplo del alcance que puede lograr la ciberdelincuencia a nivel estatal, donde ciudades enteras han sido prácticamente paralizadas como consecuencia de un ciberataque; y tal pareciera que esto no planea detenerse, ya que hace unos días se registró un nuevo caso en el estado de Luisiana, donde la gravedad de la situación provocó que el gobernador declarara estado de emergencia.

Los hechos ocurrieron el pasado 24 de julio, cuando se dio a conocer a través de distintos medios internacionales, que tres distritos escolares del estado de Luisiana (Sabine, Morehouse y Ouachita) habrían sido atacados por un ransomware que desactivó sus redes informáticas, además de llevar a cabo un cifrado de archivos que tiene prácticamente paralizadas a dichas zonas escolares.

De acuerdo con autoridades de los tres distritos atacados, todo habría comenzado el pasado 8 de julio, cuando se registró una alerta que provocó una “interrupción” en el sitio web del Sistema Escolar de la ciudad de Monroe, en la parroquia de Ouachita. Una situación similar se vivió en el distrito escolar perteneciente a la parroquia de Sabine, cuando sus sistemas internos fueron desactivados, incluyendo los teléfonos de la oficina central del distrito, esto como consecuencia de lo que denominaron como un “virus informático”.

Ante la situación, el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, declaró estado de emergencia en todo su territorio, con la finalidad de disponer de recursos estatales y de la asistencia de expertos en ciberseguridad a nivel nacional que le permitan ayudar a las entidades afectadas; además de que con esta acción pueden evitar que los ataques se propaguen a otras partes del estado, de acuerdo con declaraciones del propio mandatario. Por el momento no se han publicado los avances que ha tenido esta medida, por lo que no se puede descartar que en algún momento se vean en la necesidad de negociar con los cibercriminales.

Finalmente, cabe mencionar que Luisiana es el segundo estado que se declara en estado de emergencia por una situación derivada de un ciberataque, ya que la primera ocasión ocurrió en febrero del año pasado, cuando el gobernante de Colorado utilizó el mismo recurso después de que el Departamento de Transporte cancelara sus operaciones como consecuencia del atentado perpetuado por el ransomware SamSam. Además de que existen otros antecedentes de esta magnitud en el país, como los hechos registrados en la red informática de Baltimore en este mismo año, o el caso de malware en la pequeña ciudad de Riviera Beach, donde sus habitantes terminaron votando a favor de que las autoridades pagaran 600 000 dólares en bitcoins a un grupo de hackers para solicitar la liberación de sus datos cifrados.